Seleccionar página

Cada día es más común ver ofertas de préstamos o dinero rápido y la necesidad de las personas por situaciones “fuera de su alcance” les hace caer fácilmente en este tipo de ofertas. El avance en las fintech hace que muchas personas lleguen ahora a desconfiar de la facilidad con la que pueden obtener un préstamo o crédito, ya que han estado acostumbrados al proceso común de ir a un banco y todo el papeleo. Los nuevos procesos o innovaciones hacen que las personas lleguen a desconfiar.

Aquí tenemos una lista de las estafas más comunes de las que sí debe cuidarse para no poner en riesgo su dinero o información personal.

Abusos de prestamistas informales

Primeramente este tipo de prestamistas no están regulados por la ley y tienden a fijar la tasa de interés como ellos deseen. Si ya ha conseguido un préstamo con ellos y se acerca la hora de pagar, suelen hacer llamadas insistentes a su domicilio, a amigos, familiares o hasta el colegio de sus hijos para recordarle del pago. En caso de que no pueda cumplir en tiempo, son aún más insistentes, creado situaciones muy incómodas.

Ofertas spam

Actualmente nuestro correo electrónico, mensajes de texto, páginas de internet y hasta en la vía pública están llenas de publicidad. Algunas veces que hemos solicitado deliberadamente al suscribirnos a boletines, a veces nos llegan porque son spam. Seguramente ha recibido alguna oferta de crédito, tarjeta o ha ganado algún premio en algún momento. Muchas personas aún siguen cayendo en este truco, siendo víctimas de robo de identidad o datos financieros. Identifique si se trata de una oferta real o una estafa:

1. No conoce a la institución o persona y cuando trata de encontrar información en internet sobre dicha empresa no aparecen resultados.

2. La empresa o persona no tiene datos formales, como teléfono, lugar físico de contacto o sitio web. Muchas veces solo tiene un email y está ligado a una empresa que ofrece el servicio de email gratuito como Hotmail, Yahoo! o Gmail.

3. La forma de redactar su mensaje para engancharlo no es muy claro y tiene varias faltas de ortografía, dando la impresión de haber utilizado algún traductor o herramienta de redacción.

4. Las condiciones del préstamo o crédito son muy buenas para ser ciertas, ya sea la tasa o el monto a prestar, y los requisitos suelen ser muy pocos.

5. Usted no ha solicitado información de ninguna persona o sitio web y la publicidad llegó por casualidad.

Engaño

Si ya ha acordado conseguir un préstamo o crédito de alguna empresa y al momento de firmar el contrato dice una cantidad diferente del monto o de los intereses, y usted no se detiene a leer, puede ser víctima de un engaño. Siempre es importante leer las letras pequeñas y el contrato completo antes de firmar un contrato de préstamo o crédito.