Seleccionar página

Nuestra economía puede verse realmente afectada cuando decidimos dejar de pagar la tarjeta o alguna otra gran deuda. Además dejar los pagos es lo peor que puede hacer.

Aunque pueda encontrarse en una situación difícil, pagar una deuda debe ser su mayor prioridad. Es por eso que cada vez que esté a punto de adquirir una nueva obligación económica, debe pensar si tendrá dinero para dar esos pagos mensualmente.

Qué hacer cuando no puede pagar las deudas

En ocasiones no es porque no hemos prevenido los pagos sino porque ocurren imprevistos que nos hacen perder el balance de las finanzas, es por eso que con estos pasos podrá con esfuerzo saldar esas cuentas.

Llega a un punto en que nos acostumbramos a gastar dinero, sin preocuparnos por qué pasará después, pero cuando ocurren eventos inesperados como la pérdida de empleo, esto puede terminar de la peor manera, sobre todo si no cuenta con un fondo de emergencias suficiente.

Actuar rápidamente

En estos casos lo peor que puede hacer es dejar las cosas para mañana, ya que entre más tiempo deje pasar su deuda irá en aumento. Además al no pagar o atrasarse se le suman intereses. Esto puede hacerle aparecer en el buró de crédito, lo cual en un futuro puede traerle problemas para conseguir un crédito o hipoteca.

Tener la certeza de la situación en la que se encuentra

Una de las razones por las que nos endeudamos sin control es porque no tenemos idea de la situación en la que estamos. Al no saber qué está pasando o la cantidad de dinero con la que contamos las cosas se salen de nuestro control.

Estos son los puntos importantes que debe conocer:
– Su deuda total (contando los intereses)
– Tasas de interés anual y mensual
– Si cobra anualidad cual es el costo de ella
– Costo de comisiones y seguros
– Su fecha de corte y su fecha de pago

Conocer su capacidad de pago

Ahora que está consciente de su situación sobre la deuda, es el momento de saber exactamente sus ingresos. Después de que recibe su salario hay que restar todos los pagos fijos y responsabilidades, después de eso tendrá la certeza de cuánto puede aportar a su deuda.

Cuando haga el análisis de sus gastos, seguro encontrará algunos que puede recortar, como subscripciones o gastos recreativos, olvídese de esos gastos al menos hasta que pague sus deudas.

Es el momento de cambiar sus hábitos y llevar una vida austera, hasta que su vida mejore. Aprenda a llevar lujos cuando sea necesario.

Dialogar con su institución bancaria

Solo es posible asistir a dialogar con su banco si sabe exactamente la situación en la que se encuentra, de otra manera no habrá respuesta favorable. La institución verá como algo positivo que usted esté intentando saldar su cuenta. Abra el diálogo y busque la manera de negociar su pago.

Es normal tener miedo de dar este paso, pero piense que el banco estará dispuesto a ceder con tal de recibir dinero de su parte.