Seleccionar página

De acuerdo a una encuesta hecha por Feebbo, ser aval de un amigo o conocido es la segunda causa de contar con un mal historial crediticio en el país. En primer lugar está el no pagar las tarjetas de crédito a tiempo.

Cada persona es responsable de enfrentar sus deudas o cualquier incidente financiero en el que se vea inmiscuido. Sin embargo sucede que cuando las personas no encuentran la salida entonces recurren a sus amigos o algún “compadre” para que le ayude.

Si usted decide ser ese aval que ayude a su amigo, compadre o familiar, debe tener cuidado. Una vez que entra en esto ya no hay vuelta atrás. Es decir una vez que autorizó y dio su firma tendrá que enfrentar y aceptar el compromiso.

Ser aval es algo serio

Aunque suene cruel no debe aceptar ser aval de alguien solo porque lo aprecia mucho. Debe pensar con la cabeza fría. Antes de aceptar es necesario analizar la relación que lleva con dicha persona, su tipo de relación con las finanzas, el crédito con el que cuenta, etc.

Ser aval implica un compromiso, además hay un contrato de por medio, de ahí la importancia de analizar toda la situación.

Si la persona de la cual será aval está pasando por un momento difícil y no le es posible cumplir con la obligación, será usted quién liquidará esa deuda. Esto implica un riesgo grande ya que es comprometer su propio patrimonio por el de alguien más. Por eso debe asegurarse que la persona de la cual será aval, sea alguien responsable que no le haga comprometer su patrimonio.

El pago de la deuda

En caso de que la persona no cumpla con su responsabilidad y se vea obligado a pagar debe tomar precauciones.

¿Qué pasaría si usted tampoco puede asumir esa deuda?
Debe acudir con expertos ya que debe buscar apoyo. Una buena opción es acercarse a una Reparadora de crédito, las cuales como ya mencionamos se encargan de negociar con la institución financiera el pago de dicha deuda.

O si quiere brincarse ese paso y se siente preparado, también puede usted acudir directamente al banco a negociar dicha deuda.

¿Cuándo es necesario un Aval?

Hablamos de los riesgos que conlleva y la facilidad con la que puede terminar usted siendo un aval pero ¿Sabe cuándo es necesario contar con un aval?

Todos hemos pensado o nos hemos visto en la necesidad de solicitar un préstamo para llevar a cabo un proyecto o plan profesional personal. Al pedir un préstamo la institución financiera analiza toda la situación del solicitante. Desde su historial crediticio, trabajo, antigüedad laboral, salario etc. Y aún después de este proceso es necesario que el banco se respalde mediante un aval. Es decir el banco con esto tiene la seguridad que si el usuario no puede pagar, alguien más lo hará en su lugar.

La próxima vez que le pidan ser un aval, analice si esto puede interferir en su historial crediticio, finanzas o patrimonio personal.