Seleccionar página

Muchas veces enfocamos toda nuestra energía en las formas de ahorrar o producir más dinero, sin embargo es tiempo de concentrarnos en qué tipo de cosas nos hacen gastar más.

Actitudes que hacen gastar dinero

En ocasiones gastamos sin saber que hay algún sentimiento o actitud que influye en estos gastos, cuando aprendamos a identificar cuáles son, podremos controlarlas y saber que no es necesario hacer ese desembolso.

Tener hambre o haber bebido demasiado alcohol

Después de haber bebido algunas copas es normal que nos volvamos más dadivosos con el dinero. Además al momento de comprar alcohol para algún festejo o evento especial los mexicanos no solemos escatimar. Si se encuentra ya en estado alcohólico lo mejor es que no se encargue de las cuentas, si sabe con anticipación que terminará así solo lleve el efectivo que gastará.

Por otro lado cuando tenemos hambre compramos con el objetivo de saciar la necesidad y no analizando qué es lo que realmente necesitamos. Por eso es importante que al momento de acudir al supermercado o cualquier otra tienda haber comido antes, para evitar gastos innecesarios.

Encontrarse triste o enojado

Al estar triste muchas personas optan por ir de compras para sentirse mejor, y funciona emocionalmente, pero no para su economía. Además este tipo de satisfacción es momentánea, en poco tiempo se sentirá triste o enojado de nuevo.

No mezcle este tipo de sentimientos o actitudes con sus finanzas, enfóquese, haga ejercicio, lea un libro, llame a algún amigo, etc. Haga cosas de provecho que lejos de deteriorar sus finanzas las mejoren.

Estar sin compañía

No se confunda, comprar cosas jamás llenará huecos emocionales que pueda tener. Es algo así como pavimentar baches con basura, no funciona y se seguirá sintiendo el espacio.

Estar solo no es algo malo, es una buena forma de encontrar su ritmo y hacer las cosas que realmente le gustan. Si en verdad necesita estar en compañía, entonces únase a algún grupo que realice algún tipo de actividad y pueda practicar cosas distintas o bien cosas que le gusten.

Creer que merece todo

Sí, es bueno tener una buena autoestima y consentirnos de vez en cuando, pero justificar todos sus gastos con esta idea, lo dejará en la ruina. Antes de consentirse por cualquier cosa piense si eso es a favor de su meta o en realidad lo aleja de ella.

No puede resistir las ofertas

Las ofertas son engañosas, cuando cree que se está ahorrando ese 50% o llevando esa tercera prenda “gratis” no siempre es del todo cierto. No caiga en el juego de la mercadotecnia, ni en la emoción de gastar menos. Compre cosas cuando realmente las necesite.

Por presión social

Una ley en las finanzas es no comparar su vida financiera con la de los demás y mejor aún no tratar de imitarla. Cada persona tienen ingresos distintos además no puede saber las deudas de los demás. No sienta presión por tener lo mismo o más que sus amigos o familiares, concéntrese en su salario, el estilo de vida que quiere tener y los pasos reales para lograrlo sin endeudarse.

Piense qué tipo de actitudes ha tomado que lo han hecho gastar, y detenga sus fugas de dinero.