Seleccionar página

Si le ocurre frecuentemente que llega el fin de mes y ya no tiene un solo peso en sus bolsillos, algo anda mal. Si por más que se propone que el próximo mes esto será distinto, sigue pasando la misma situación, es posible que su mentalidad es la que deba de cambiar.

No es todo culpa del salario que gana o el tipo de trabajo en el que se encuentra. Personas que perciben la misma cantidad de dinero que usted puede estar en mejores situaciones, es una cuestión de mentalidad y actitud.

Actitudes de una persona pobre

Nuestras actitudes y pensamientos influyen en todos los aspectos de nuestra vida, en este caso en el financiero. Si no ha llevado las finanzas de la mejor manera es el momento de revisar esas actitudes y cambiarlas de ser necesario.

La carencia económica está en su mente

La manera en cómo gasta su dinero está en relación directa en su forma de pensar sobre las finanzas. Si constantemente tiene problemas financieros es posible que algo en su mentalidad sobre el dinero no vaya del todo bien.

Un ejemplo de las mentalidades erróneas, son las personas que creen que nunca podrán aspirar a ser ricas porque no nacieron en una familia acaudalada, cuando esto tiene que ver con su manejo de dinero.

Deje esas creencias sin validez

Frases como “pobre pero honrado” “Las personas con dinero se transforman” entre otras lo único que provocan en nuestro inconsciente es la creencia de que el dinero no es algo bienvenido.

Con dinero puede lograr muchas metas y objetivos, el que algunas personas lo usen mal no tiene que ser una ley. Cambie la percepción que tiene del dinero y su realidad cambiará.

El dinero está en constante movimiento

Debemos dejar de aferrarnos al dinero y querer mantenerlo estático, éste debe estar siempre en movimiento, debe haber entradas y salidas de efectivo todo el tiempo, solo debe hacerlo de manera prudente.

Los gastos fijos o necesarios en casa, debe tomarlos como algo que le dará un beneficio, de esta manera tendrá menor problema en hacerlo circular.

Para gastar hay que educarse

Gastar es lo más fácil que puede hacer, lo difícil es hacerlo de forma inteligente. Gastar de forma inteligente tiene que ver con no dejarnos llevar por sentimientos o caprichos, saber que gastos dejar cuando es necesario y detener los gastos hormiga.

Usted tiene la responsabilidad

La salida fácil siempre será culpar a los demás. La parte difícil es tomar la responsabilidad de nuestros actos. En lugar de culpar a sus padres o la escuela por la falta de información financiera, lea sobre ello. Si cree que su pareja lo hace gastar de más, no destinó dinero innecesario. Tome la responsabilidad que le corresponde y actúe en relación con ello.

Las quejas no sirven

Las personas que piensan o son pobres solo se quejan en lugar de actuar, ya sea por errores del pasado, por no contar con suficiente dinero, etc. No sea ese tipo de personas, haga lo que esté en sus manos, las quejas no lo llevarán a ningún lado.