Seleccionar página

Puede ser vergonzoso admitir que la banca no es lo mismo que cuando éramos jóvenes o en la época de nuestros padres. No tiene nada de malo aceptar que no se comprende con exactitud cómo funciona la banca en estos días, ya que no solo eso ha cambiado, la forma de manejo de las finanzas, las herramientas e incluso las formas de ser estafado se han actualizado.

En dónde debe cuidar la seguridad financiera

Los adultos mayores que son las personas más propensas a ser víctimas de fraudes por no mantenerse actualizados, son parte de la población vulnerable. A continuación mencionamos las formas más comunes en las que los delincuentes pueden ponerse en contacto con usted, en caso de ser adulto mayor, o con sus familiares. Identifique estas posibles situaciones y denúncielos.

Llamadas de bancos

Es común que cuando su banco percibe una actividad poco común o una compra que no es recurrente en su cuenta, llamen para asegurarse que usted la hizo. En algunos casos dejan el pago congelado o pendiente hasta que usted lo autorice.

Si no ha sido su caso, es decir que no ha hecho ninguna compra, entonces es un fraude. Pueden estar buscando su información financiera o datos personales. No importa que tanta información detallada sepan, una institución financiera real jamás pedirá su número de seguridad y el que utiliza en el cajero automático.

Este aviso se encuentra en todas las páginas de los bancos e instituciones financieras. No es necesario que se involucre en una pelea con quien llama, solo cuelgue y diga que llamará directamente a los número oficiales.

Otra señal de alarma es cuando no quieren que cuelgue y quieren mantenerlo en la línea con amenazas de que su cuenta será cancelada. Cuelgue de inmediato y tenga a la mano los números de su banco.

Textos

Es casi igual que el punto anterior, muchas notificaciones de la banca en línea se hacen a través de mensajes de texto. Contienen un enlace al cual debe dar clic y evitar que hagan ciertos cargos o desbloquear su tarjeta. Piense fríamente si ha hecho algo para que su tarjeta esté en riesgo. Jamás de clic en enlaces de mensajes de texto que desconozca y principalmente verifique que su banco ofrezca este servicio de notificaciones y que usted esté suscrito a el.

A pesar de que puede ofrecer este servicio, tal vez el banco jamás dió de alta su número telefónico o debe pagar extra por este servicio. Llame inmediatamente a su banco cuando reciba este tipo de mensajes de texto.

Emails

Algunas personas están más actualizadas cuando se trata del manejo de la banca en línea. Una de la forma de notificaciones es enviar emails cuando se hace retiro de dinero o alguna compra con tarjeta. Si lo hizo, entonces es una notificación real, si no ha hecho compras, es probable que sea un fraude o incluso que hayan clonado su tarjeta.

En cualquiera de los casos llame a las líneas oficiales, dar clic en los correos electrónicos sin revisar su legitimidad puede hacerle perder sus datos financieros o personales.

También es muy común que su banco y otras instituciones con las que no tiene relación busquen atraer clientes ofreciendo servicios como tarjetas de crédito o seguros vía email. Si está interesado en alguna herramienta, busque los número oficiales de las instituciones o revise las páginas oficiales.

Telemarketing

Especialmente los adultos mayores que aún están acostumbrados a utilizar las llamadas telefónicas como principal medio de comunicación (los millennials o generación Y prefieren mensajes de texto, emails o redes sociales como principal forma de contacto) son quienes reciben llamadas y las contestan cuando ofrecen seguros y tarjetas.

Si no tiene forma de asegurarse si es una empresa real, revise su presencia en línea, si no sabe cómo, trate de no contestar estas llamadas y busque ayuda de algún familiar.

Ayuda en cajeros automáticos

Existen muchas formas en las que los cajeros automáticos pueden ser truqueados, es decir modificados para que copien su número de seguridad, retengan su dinero o su tarjeta. Algunas veces alguien puede acudir a su ayuda, pero jamás la acepte a menos que sea de parte del personal del banco. Se han visto muchos casos en las que las personas que ofrecen su ayuda, son solo cómplices.

Personalmente puedo decir que es triste que incluso miembros de mi familia han llegado a ser víctimas de estafas o fraudes cuando saben que pueden acudir a mi consejo cuando se trata de actualizaciones y novedades en el manejo de las finanzas. Pero esto solo demuestra que nadie está exento y que debe prestar mucha atención para no ser la siguiente víctima.