Seleccionar página

Las finanzas en pareja no suelen ser sencillas, cuando no se tiene comunicación suficiente, pero cuando se ponen acuerdo pueden lograr grandes cosas y mejorar su economía. La clave es quitarse todos esos tabús sobre finanzas, sobre todo al momento de ahorrar en pareja.

Ahorrar en pareja

El ahorro personal no es tarea fácil cuando no se tiene el hábito, pero hacerlo en equipo puede ser que sea más fácil. Solo que antes de comenzar a ahorrar deben seguir ciertos pasos de lo contrario ahorrar en pareja no tendrá éxito.

Definir una Meta

Toda decisión financiera tiene que tener una razón, ahorrar sin un objetivo no tiene caso algún. Además de que no tener un fin para sus ahorros hará que pierda la motivación para continuar, cuando quiere obtener algo, como por ejemplo un auto se sentirá motivado para aportar todos los días.

Potro otra parte, no se trata de decidir cualquier objetivo, si no de varios que los beneficien como pareja: ahorro para su vejez, la educación de sus hijos, etc. Si su objetivo solo lo beneficia a usted, entonces realice un ahorro personal.

Conocer los beneficios del ahorro

Una vez que hayan decidido las metas de su ahorro, es el momento de analizar todos los beneficios que este ahorro puede traerles. Dejar bien definidas las razones de su ahorro le ahorrará muchos problemas con su pareja en un futuro.

Además de tener un objetivo, saber los beneficios les darán aún más motivación y los impulsa a ser constantes en su ahorro.

Cambien sus gastos

Para lograr los objetivos de ahorro es necesario hacer cambios en sus hábitos financieros. Es decir, es la hora de reducir gastos para que todo ese dinero ahorrado vaya directo a sus objetivos.

Empiecen por lo fundamental, su presupuesto, siendo una pareja deben contar con un presupuesto previo para sus entradas y salidas. Analicen sus presupuesto e identifiquen en qué rubros hay más fugas de dinero.

Comiencen por cosas sencillas y no necesarias como los gastos recreativos, gastos hormigas, cenas fuera, etc.

Repartan su ahorro

Este punto es de los temas que causa más dificultades para la pareja, pero es algo necesario. Es la plática acerca de cuánta cantidad de dinero va a aportar cada uno al ahorro.

Además tomando en cuenta que una pareja normalmente no gana exactamente la misma cantidad de dinero, deben plantearse un par de preguntas:

– ¿Cada uno dará la misma cantidad de dinero sin importar el salario?
– ¿Cada uno aportará dinero dependiendo de sus ingresos?

Esto quiere decir que si uno gana $20,000 pesos mensuales y el otro $12,000, ambos darán el 10% de su salario o bien cada uno dará la misma cantidad de dinero aunque la diferencia de salarios sea obvia.

Sin embargo cada pareja es distinta y la manera como organizan sus finanzas también lo son, otros optan por ejemplo porque uno absorba todo lo referente al ahorro y el otro todo lo que se refiere a gastos de la casa. Lo importante es decidir de acuerdo a su situación personal.