Seleccionar página

Idealmente desde que somos pequeños debemos iniciar con el hábito del ahorro. A esa edad tenemos propósitos muy sencillos como ahorrar para comprar algún dulce, o salir con nuestros amigos al parque de diversiones.

Ahorros de toda persona adulta

Conforme crecemos nuestras prioridades y necesidades cambian, por lo que el ahorro también. A continuación los cinco tipos de ahorro básicos de una persona adulta.

1. Diversión

Al salir con los amigos o de fiesta, no se usa el dinero que sobra. Al contrario debe usarse dinero predestinado para dicho propósito, así se asegura que no gasta de más. Abra un fondo de ahorro para la diversión y deje de sentir culpa cuando sale con sus amigos. Si es dinero que gasta indudablemente, que mejor forma que hacerlo organizadamente. Aparte el 2% de sus ingresos al mes. La cantidad puede variar o cambiar si es muy sociable o no.

2. Emergencias

La manera más sencilla en la que se enfrentan las emergencias, es pedir dinero prestado o utilizar dinero destinado para otros propósitos. Pero cuando tiene una familia, existen más dependientes económicos. No puede darse el lujo de destinar otros fondos.

El fondo de ahorro de emergencia le ayuda a que cuando se descompone el coche o deba reparar algo en casa, pueda pagarlo holgadamente.

3. Patrimonio

Como mencionamos anteriormente los propósitos y los sueños en la vida adulta cambian. Si anteriormente no estaba interesado en comenzar una familia, puede que ahora lo haya platicado con su pareja. Para poder comenzar una familia es necesario poder ofrecerles una casa.

La primera opción que se viene a la mente de las personas al momento de tratar de conseguir un hogar y un coche, es solicitar un crédito. Lo cual no es una idea muy descabellada, pero se trata de no adquirir deudas inmanejables. Haga lo posible por conseguir la mayor cantidad de dinero para el enganche, así la deuda será más llevadera. Por supuesto esto se logra a través del ahorro para el patrimonio.

4. Inversiones

La inversión no puede conseguirse sin el ahorro. Por eso mismo antes de considerar invertir su dinero debe tener una buena cantidad de efectivo apartada. No solo basta con tener dinero, que este trabaje para usted y siga creciendo a través del tiempo es uno de los propósitos principales. Existen infinidad de opciones tanto activas, en las que puede participar, hasta pasivas, en las que el dinero trabaje por sí solo. Infórmese antes de tomar cualquier decisión, acuda a los expertos y no olvide platicar abiertamente con su familia.

5. Retiro

Podría decirse que se relaciona con algunos puntos anteriores. Puede considerarse una inversión a futuro, o puede hacerlo por medio de inversiones, simplemente el propósito es usar el dinero para cuando se jubile. No confíe todo el dinero del retiro en lo que su empresa aporta, busque formas independientes que le den un mejor rendimiento. Tampoco espere a que ya sea demasiado tarde, mientras más temprano inicie más dinero podrá juntar con menos esfuerzo.

¿Ya tiene considerados algunos de estos ahorros?