Seleccionar página

El primer acercamiento a las tarjetas de crédito que muchas personas llegan a tener suele ser cuando una institución financiera les llama ofreciendo una. Algunos sin más ni menos la aceptan sin hacer más preguntas. Tal vez cuando es joven y llegan estas ofertas es inexperto en el tema y no sabe qué consideraciones de tomar en cuenta antes de comprometerse con una tarjeta de crédito

Cómo elegir una tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito son muy útiles dependiendo el estilo de vida que lleve. Antes de comenzar a comparar herramientas e instituciones que las ofrecen, debe revisar su estilo de vida y sus necesidades. Después de eso ya puede comenzar revisando los siguientes puntos.

1. Ingresos

Dentro de una misma institución financiera se manejan diferentes tipos de tarjeta (clásica, oro, premium, etc) esto depende de la cantidad de ingresos que reciba. También debe considerar qué otras responsabilidades financieras tiene. Cabe la posibilidad que aunque perciba suficiente dinero, todas sus otras responsabilidades financieras no le permitan pagar las cuotas de una tarjeta premium, por ejemplo.

Muchas veces la extensión de la línea de crédito se da hasta que ya lleva cierto tiempo con un tipo de tarjeta y ha venido cumpliendo con los pagos de sus deudas en tiempo.

2. Promociones y descuentos

Nuevamente tiene mucho que ver con el estilo de vida que lleve. De nada le servirá recibir millas gratis si su trabajo y estilo de vida no involucran viajes fuera de su ciudad. Todas las recompensas que reciba por parte de su tarjeta deben estar alineadas con su estilo de vida.

3. Costos

El Costo Anual Total o mejor conocido como CAT, es el costo que engloba las comisiones, la anualidad y tasas de intereses cobradas por la institución emisora de la tarjeta. Procure no basar su decisión únicamente en este punto, ya que muchas veces no se incluyen todos los costos.

Algunas tarjetas tienen costos muy altos por sacar dinero de cajeros que no son de la institución o incluso no son aceptadas en todos los establecimientos.

4. Modalidades de pago

Este punto se refiere principalmente a la forma en que se va a regresar el dinero que utilice. Es decir las cuotas y el tiempo que tiene para cubrir su deuda. El crédito no es una extensión de sus ingresos y debe tenerse en cuenta cómo funciona y plantearse su uso cuidadosamente.

5. Historial crediticio

El buró de crédito es la referencia que más tiene peso al momento de otorgar una tarjeta de crédito. No obstante, estar en el no es malo, tener un historial negativo es muy diferente. De igual forma no tener historial crediticio podría ser un problema para aquellos que desean una tarjeta. La gran ventaja es que una vez que haya recibido una tarjeta de crédito, es una gran oportunidad para comenzar a construir un historial positivo.

Existen muchas opciones en caso de que no tenga historial crediticio o sea aún un estudiante universitario, solo es cuestión de revisar las opciones en el mercado y hacer las comparaciones necesarias antes de tomar una decisión.