Seleccionar página

Uno de los pasos más importantes en la vida de las personas es cuando compran una vivienda. Esto representa una independización completa de los padres y por supuesto demuestra que se cuenta con los medios económicos para solventarla. Es importante que tenga en cuenta cuanto tiempo tardará en terminar de pagar y los factores que influyen en el aumento o disminución de valor con el paso del tiempo.

Además de la ubicación como factor determinante para el valor de la vivienda existen otros que mencionamos a continuación:

1. Nuevas construcciones

Aunque esto no depende directamente del propietario debe tenerse en cuenta. Algunas veces la demanda de ciertas zonas puede hacer que el metro cuadrado aumente de precio, apreciando la zona. Esto puede tener varios impactos en las viviendas, uno es que los nuevos proyectos le restan valor al competir con las viviendas más antiguas de la zona y al mismo tiempo aumenta el valor del terreno, haciéndolo más atractivo a su venta.

2. Mantenimiento

Este si depende completamente del propietario y se refiere a las construcciones y reparaciones que se hacen a la vivienda para mantener o aumentar su valor con el paso del tiempo. La mayoría de las veces las viviendas suelen aumentar el valor, pero el deterioro juega un papel muy importante en la pérdida de valor.

3. Modificaciones en las facilidades del lugar

El valor de la vivienda está estrechamente relacionado con la zona en la que se encuentra. El valor aumenta si en las cercanías se encuentran hospitales, centros comerciales, escuelas y vías de comunicación como transporte público, pero si alguna de estas facilidades sufre algún cambio negativo tendrá un impacto directo en el valor de la vivienda.

4. Inseguridad

Mientras más violencia e inseguridad existan en una zona o barrio residencial las viviendas perderán más su valor, y el problema con la inseguridad es que basta solo con un brote repentino para que la fama se prolongue por el tiempo.

Cuando desde una principio se sabe que existe inseguridad muchas veces las constructoras de viviendas bajan los precios de las propiedades para hacerlas mucho más atractivas a los compradores. En otras ocasiones la inseguridad suele bajar y el valor de la zona suele aumentar, aunque es más difícil recuperar la confianza.

La violencia suele tener un impacto más fuerte cuando se trata de viviendas en zonas conurbadas que en las grandes ciudades. La principal razón es que este factor viene a sumarse a las grandes distancias que muchas personas suelen tener que viajar para llegar a sus trabajos en el centro de la ciudad y la falta de vías de comunicación. A pesar de que muchas personas no tienen el poder adquisitivo de vivir en el centro de una gran ciudad, no están dispuestos a arriesgar su seguridad adquiriendo una vivienda lejos de la ciudad con brotes de violencia.

Tome en cuenta estos factores para adquirir una vivienda o para vender en caso de que sea necesario y no pierda su inversión.