Seleccionar página

Para que una responsabilidad financiera llegue a considerarse una deuda es porque tiene el compromiso de pagarla. Es decir ha adquirido un producto o servicio a crédito ya que no ha podido hacer el pago completo en una sola exhibición. Muchas personas podrían creer que las deudas de consiguen por comprar un coche, una casa o hasta unas vacaciones, es decir deudas opcionales o por capricho.

Deudas obligadas

No obstante existen ciertos casos en los que las deudas se salen de control y comienza a tener un problema de sobreendeudamiento. Dicho esto, se alcanza este nivel de endeudamiento debido a la mala administración, pero muchas veces es difícil organizar las finanzas cuando esos gastos salen de imprevisto o más bien son completamente necesarios. Estos son 3 tipos de deudas que entran en esa categoría.

1. Enfermedades

Conforme llegan los cambios de estaciones, también se vienen las enfermedades. Algunas veces no se enfermamos y otras realmente terminamos necesitando consulta médica y hasta tratamiento costoso. Es muy difícil poder predecir cuándo sucederá esto, o peor aún, cuando son accidentes en los que sale lesionado. Aún así existen 2 formas de estar preparado para este tipo de gasto y endeudamiento.

Vida sana
Reforzar sus defensas y evitar gastar en suplementos y visitas al médico puede ser tan fácil como consumir más frutas y verduras de temporada. Asegurarse de que consigue todos los nutrientes necesarios y hacer actividad física no solo le mantienen sano, le hacen sentir bien, tiene mejor desempeño laboral y evita enfermedades y gastos en médicos.

Seguros de salud
Si por otro lado es una persona que tiende a enfermarse muy seguido entonces es probable que deba considerar la opción de contratar un seguro de salud. Debe revisar que cubra sus principales padecimientos y posibles complicaciones. Aunque puede parecer un gasto, cuando llegue a necesitarlo, será de gran ayuda a sus bolsillos.

2. Emergencias

No solo de salud como las comentamos en el punto pasado, sino en el día a día. Puede que su coche necesite una afinación urgente, que el boiler de su casa se haya descompuesto y deba comprar uno nuevo, todas estas emergencias no avisan y son gastos muy grandes. La mejor forma de evitarlo es nuestro siguiente punto.

Fondo de emergencias
Los fondos de ahorro de emergencias tienen ese propósito, ayudar a solventar todas esas emergencias. Puede crear tantos fondos de emergencia como desee, puede hacer uno solo para el hogar, otro solo para los cuidados y mantenimientos de su coche, todo depende de usted.

3. Ser aval de alguien más

Muchos bancos e instituciones financieras solicitan un aval o garantía financiera a las personas que solicitan un crédito o préstamo en caso de que no pueda hacer frente al pago responsable de su deuda o no cuente con la solvencia suficiente. Estas personas se comprometen a pagar por usted con su dinero o sus bienes.

Para evitar entra en esta deuda debe revisar cuidadosamente si la persona que le ha pedido ser aval es responsable en sus pagos. Aún así es probable que deba considerar tener un fondo de emergencias para hacer ese pago en caso de que deba pagarlo.