Seleccionar página

Ser millennial se distingue entre muchas otras cosas por buscar placeres en cosas momentáneas. Otra característica es la necesidad de urgencia en la que quieren todas las cosas para ya.

Placeres caros del millennial

Mencionaremos los errores principales que si es millennial le pueden dejar con las manos vacías, pero también otros errores comunes:

Comer fuera de casa

Los alimentos son una de las principales fugas de dinero en general, pero ahora como millenial es una alerta roja. Comer en casa o llevar alimentos desde casa preparados puede hacer una gran diferencia en su economía.

Según estadísticas, más del 50% de los millennials comen al menos 4 veces a la semana fuera de casa. Estos hábitos se deben a la mala organización de su tiempo y a la necesidad de salir a comer fuera. Es normal tomarse un respiro de la oficina.

La solución
Esta consiste en organizar sus comidas semanalmente, es decir, saber qué comerá cada día de la semana. Una vez que tenga elegidas sus comidas debe comprar en base a ello y tomarse un día del fin para preparar todo.
Solo piense en los beneficios que esto traerá a su vida. Total control sobre lo que come y un gran ahorro para su economía.

Acudir a bares frecuentemente

Como buen millennial, le da bastante importancia al hecho de salir a un bar con sus amigos. No se trata de dejar de hacerlo sin embargo debe moderarse ya que esto repercute en sus bolsillos.

¿Alguna vez ha hecho la cuenta sobre lo que gasta mensualmente en alcohol?
Un fin de semana puede no parecer mucho pero analice.

La solución

Si este tipo de actividades las hace como forma de esparcimiento o diversión, entonces busqué alternativas. Tomar en un bar no es la única forma de divertirse, puede hacer otra actividades en las que gaste poco o nada.

Realizar actividades culturales o bien reunirse en casa con sus amigos y ahí llevar el alcohol son otras formas de despejarse.

El café por la mañana

Y no hablamos del café que desayuna en casa o el de la cafetera de su oficina, sino del famoso café Starbucks. Comprar un café todos los días o al menos tres veces por semana es un gasto hormiga que pega a sus bolsillos.

Muchas veces tomar este tipo de cafés tiene que ver sólo con status capricho analice a qué se debe su gasto.

La solución

Este placer parece ser el más fácil de resolver. Solo basta con llevar su propia bebida desde casa o bien, preparar su café en la oficina.

Estos tres placeres son sencillos y parecen ser parte de una vida común en un millennial. Sin embargo estos pequeños placeres pueden dejar sus bolsillos vacíos si piensa vivir así durante mucho tiempo.

Son pequeños errores que esta generación realiza pero que si se lo propone se puede solucionar de manera inmediata y rápida. La clave es estar abierto a probar actividades o sabores distintos y sobre todo a contar con disciplina y organización.