Seleccionar página

Cuando se educa a los niños se deben de abarcar todos los aspectos, desde educación cívica, buenos modales, cómo ser más independientes y hasta finanzas personales. Sin embargo, cuando se educa a los niños, no se hace de la misma forma en que se enseña a las personas mayores. Muchas veces la mejor forma de hacerlo es sin que ellos mismos se den cuenta.

¿Por qué es importante que los niños aprendan a ahorrar?

– Tendrán una vida más tranquila y sin deudas.
– Podrán cumplir todos sus sueños y metas financieras.
– Contribuirán al mejoramiento de la economía del país.
– A lo largo de su vida tendrán una vida financiera saludable.

Consejos de ahorro

Para muchos padres es complicado enseñar algo que les ha costado mucho trabajo aprender a lo largo de su vida. Tenemos algunos consejos que le pueden ayudar a enseñar el ahorro a sus hijos.

Regale una alcancía

Existen muchos tipos de alcancías que usted puede regalar su pequeño. Esto podría presentar un gasto para usted, el cual no tiene contemplado, igual podría fabricar una con el pequeño. Eso serviría para fortalecer los lazos entre ustedes. Sin embargo, la tarea no termina allí. Es necesario que su pequeño aprenda sobre la importancia del dinero y cómo cuidarlo además de tener una alcancía.

Una gran forma de comenzar a conseguir dinero y poner en la alcancía, es dando a su pequeño mesadas cada fin de semana, aunque sea una pequeña cantidad de dinero. Puede proponerle a su hijo que cierta cantidad la use para gastarla y un porcentaje lo utilice para meter a la alcancía. Debe destacar cuáles son los beneficios de utilizar la alcancía. Por ejemplo si ha visto un juguete costoso, ahorrando podrá conseguir costearlo por sí mismo.

Trate de encontrar una alcancía que sea difícil de abrir o de truquear, así el niño no se verá tentado a sacar el dinero a escondidas. De igual manera para saber cuándo es momento de romper la alcancía o para poder costearse las metas o sueños que ha planeado, se recomienda que lleve una libreta con las anotaciones de todo lo que entra.

Las metas son la base del ahorro

Esta importante lección debe aprenderla desde pequeño e igual deben saberla los grandes. Un ahorro sin metas u objetivos difícilmente podrá alcanzarse, ya que se verá tentado a gastar el dinero.

Puede motivar y preguntar al pequeño qué clase de deseos desea comprar, ya sea juguetes o alguna salida en especial. Entonces así podrá establecer metas a las que el pequeño podrá aspirar a poder costear con el dinero que está ahorrando.

Siempre sea fuerte frente al pequeño

Si el niño ya ha visto algún juguete o algo que le llame la atención y desee comprarlo con su dinero de la alcancía, no lo aliente a que se precipite a comprarlo. Enséñele la importancia de comparar precios y por supuesto de ver si tiene el dinero suficiente para costearlo por sí mismo. De no ser así debe esperar hasta conseguir el dinero suficiente.

Bajo ninguna circunstancia trate de ayudarle completando el dinero que le falta. Eso sólo le muestra que el ahorro es en vano y siempre puede conseguir lo que desea sin ningún esfuerzo.

Ayúdale a conseguir dinero

Por obvias razones un niño no tiene ingresos fijos debido a que no trabajan. Sin embargo puede encontrar pequeñas actividades que puede remunerar al pequeño si las hace.

Si le ayuda a lavar los platos, mantener tu habitación limpia, etc. El propósito es que vea el dinero como una recompensa por tus esfuerzos.

No enseñe malos hábitos

Una vez que le ha otorgado el dinero a su hijo o hija, debe olvidarse por completo de él. Lo peor que podría hacer es pedir dinero prestado o tratar de sacar dinero de la alcancía de pequeño. Esto solo le estará enviando el mensaje equivocado.