Seleccionar página

Que sus datos personales o financieros terminen en manos de una persona desconocida es una de las cosas que muchas personas temen. Por supuesto lo peor que podría suceder es que acaben gastando el dinero que tiene en su banco o hasta robando su identidad.

Una vez que la tarjeta de crédito o débito llega a su vigencia, difícilmente es un tema de preocupación. Las únicas medidas posteriores a tomar son la renovación.

Algunas personas no suelen tomar las medidas necesarias para deshacerse del plástico “inservible”.

Dejando inservible la tarjeta

A pesar de que existen grandes avances tecnológicos y las compras en línea están adquiriendo cada vez más popularidad, existen algunos sistemas de cobro en línea que podrían ser capaces de procesar un pago con simplemente cambiar la fecha de caducidad de algún plástico. Pudiendo así hacer cargos a su cuenta, sin que utilicen su tarjeta vigente y actual.

Por esta simple razón es que es necesario destruir completamente su tarjeta de crédito y débito una vez que haya caducado. Aquí tenemos las formas de hacerlo correctamente.

Chip

Dentro del chip se encuentra toda la información del plástico guardada. A pesar de que ya no se encuentra activo debe destruirse para que sea imposible leerse al hacer compras o usarlo en un cajero.

Banda magnética

Aunque difícilmente se utiliza al momento de hacer compras o transacciones (debido a que se utiliza más el chip o los números de la tarjeta) aún así debe asegurarse que quede irreconocible.

Número de tarjeta

Cualquier dato reconocible como los números del frente y los de atrás deben quedar completamente separados y de forma que no se pueda volver a armar el rompecabezas. Podría decirse que gracias a estos se podrían hacer compras con la tarjeta en línea.

Aunque pueda parecer excesivo nunca está demás cuidar esos detalles. Al menos así estará haciéndolo mucho más difícil para cualquier persona interesada en utilizar algunos plásticos viejos.

Para no tener que perder muchísimo tiempo en cada uno de los detalles antes mencionados se recomienda que la corte al menos en 15 pedazos. Así será complicado poder armar la tarjeta nuevamente.

Estas medidas de seguridad tan sencillas pueden ayudarle y ahorrarle una gran cantidad de problemas y de dinero. Aún así siempre se recomienda estar pendiente de los movimientos que se hacen en cuenta para asegurarse que efectivamente fueron hecho por el propietario.